"El Comienzo"
La historia de Blood Holders transcurre en una realidad paralela donde el 99% de la población se ha convertido en zombie. Esto sucedió a raíz de un virus extremadamente contagioso que se transmitía por el aire. Al 1% restante este virus les afectó de manera mucho más lenta, haciendo que no se transformaran inmediatamente en zombies. A estas personas se les empezó a llamar como "Holders".
En medio de este caos apareció una organización llamada Alive, la cual empezó a ofrecer unas dosis de sangre que una vez inyectadas, aumentaban notoriamente el tiempo que los Holders podían seguir siendo humanos. Alive comenzó a vender estas dosis por $BLOOD, una criptomoneda obtenida por los Holders por realizar misiones y matar zombies para la organización. Los Holders también utilizan el $BLOOD como moneda de cambio ya que el dinero convencional ha dejado de tener uso desde entonces.
Rápidamente se establecieron diferentes asentamientos en torno al complejo empresarial de Alive, dividiendo a los Holders en diferentes estatus sociales según el tipo de vivienda y la distancia a la que habitaban de la organización. Mediante las distintas expediciones los Holders se dieron cuenta que cuanto más lejos llegaban en sus misiones más infectada estaba la naturaleza y lo que quedaba de la civilización, encontrando así a tipos de zombies más peligrosos y resultando mucho más difícil la supervivencia.
Entre los propios Holders empezó a desarrollarse una rivalidad y una competencia por ver quien era capaz de obtener más $BLOOD. Ante esta situación Alive decidió desarrollar un entorno en realidad virtual donde los Holders pudieran competir sin resultar heridos entre sí. Además de batallas por equipos o desafíos 1 vs 1, el evento más conocido es el "Battle Royale", donde por un coste de entrada en $BLOOD los Holders luchan en un campo de batalla hasta que solo queda 1, siendo los primeros puestos los más recompensados económicamente.
Aunque el futuro para todos es incierto, Alive y los Holders no se rinden en encontrar una cura definitiva para esta enfermedad. La única opción posible es seguir los rumores de que en los territorios más alejados de la civilización, donde ningún Holder ha estado aún, se encuentra el Infectado Zero. Se dice que fue el primer humano en contagiarse y el único del que sería posible extraer una posible cura.
Copy link